domingo, 1 de diciembre de 2013

El discurso de los gobernantes que no hemos derrocado


El discurso de los gobernantes que no hemos derrocado empieza a ser el de la salida de la crisis. 

Nosotros, los gobernados, todavía con la inercia de la indignación de diseño que nos han inoculado a lo largo de estos últimos cinco años, a partir de chutes muy bien dosificados de eslóganes publicitarios (no hay pan para tanto chorizo, etcétera), cuando escuchamos a los gobernantes que no hemos derrocado decir que ya estamos saliendo de la crisis, de primeras, nos indignamos, nos ponemos a la defensiva, mitad incrédulos, mitad hartos, pero, a poco que dejamos evaporarse esa indignación impuesta y queda al descubierto lo que en realidad somos, hombres ignífugos al servicio del Poder, fantaseamos con la llegada del nuevo tiempo, que nos devuelva a nuestra condición original de animales carroñeros. 

Porque lo que nos ha indignado ha sido haber sido durante este tiempo la carne carroñera que otros animales han mordisqueado. Nosotros somos los capitalistas y a nosotros nos corresponde hacer jirones la carne de los demás, como ocurrió antes de la crisis. Porque nosotros somos la clase media y queremos seguir explotando a la clase baja autóctona y extranjera, para seguir conservando nuestro estilo de vida de educación concertada para nuestros hijos y de sanidad privada familiar para cuando sea necesario. Y porque vivimos en un país industrialmente desarrollado y queremos seguir pisoteando las economías del Sur, mediante la actividad vampírica de nuestras multinacionales.

Por eso no hemos derrocado a los gobernantes que ahora nos dicen que ya estamos saliendo de la crisis.

¡Buen provecho, amigos!


2 comentarios:

Blue dijo...

Es una cuestión de escala. En función del punto en que te encuentres en la pirámide así verás a los de arriba y a los de abajo. Nosotros pisamos y otros nos pisan a nosotros. Ahora estamos en un "sálvese quien pueda", pero ya veremos cuanto dura, porque dentro de poco ni carroña habrá para repartir.
La clase media que pasa hambre ya no es clase media. También eso se está desintegrando.

Musutxuak, Kez.

Kez dijo...

Sí hay antigua clase media que ahora pase hambre, pero en un porcentaje muy bajo. Además, no creo que se esté desintegrando la clase media; quizás la económica, si hacemos el ejercicio de disociar un mismo cuerpo, haya menguado un poco, pero la ideológica, la intelectual, sigue en el mismo punto.

Musutxuak, Blue,

Publicar un comentario en la entrada