lunes, 25 de octubre de 2010

Intereconomía: el miedo y la risa


Resultado de la I Encuesta a los lectores abisales: ¿Contra qué televisión quieres que escupa próximamente el Blog Abisal? [sobre 28 votos totales]. Y el escupitajo es para [...(redoble de tambores)...] INTERECONOMÍA TV.

1ª.- Intereconomía TV / 12 votos
2ª.- La Sexta / 11 votos
3ª.- Tele 5 / 4 votos
4ª.- Veo TV / 1 voto
5ª.- La 10 / Ningún voto

NOTA 1: Esta entrada se va a elaborar con dos condicionantes previos: no usar ningún insulto y no escribir la palabra ultraderecha [ni sinónimos como fascismo, ni ninguna de sus palabras derivadas]. Ya que me habéis sometido a este castigo, amigos/as lectores/as, dejadme, por lo menos, jugar un poquito.

NOTA 2: Tengo que reconocer que yo quería que ganase La Sexta. Eso explica por qué la ubiqué en el último lugar de las opciones y por qué fue la única con una línea editorial "progresista" de entre todas las que se podían votar. ¿Intento de manipulación? Sí. Pero al final, como veis, he perdido; por contra, Intereconomía TV ha ganado. En la próxima encuesta [que ya está en la columna derecha del Blog Abisal] agudizo el ingenio para orientar vuestro voto hacia mis necesidades narrativas.

A los que votasteis, muchas gracias por participar.


Recuerdo como hace unos años hacía el ejercicio de sintonizar la COPE en sus años más pasados de rosca [me pregunto en qué se convierte un delirio cuando se pasa de rosca] para escuchar a Jiménez Losantos. En aquella época solamente él y algún compañero de la cadena episcopal [sobre todo Cristina López Schlichting y César Vidal] tenían la virtud de hacerme reír al mismo tiempo de hacerme sentir miedo. Entonces solamente la COPE albergaba este tipo de showmans y charlatanes capaces de ofrecerte esas dosis tan potentes de ideología-espectáculo; pero ahora al circo mediático [gracias a las concesiones de las licencias del gobierno Aznar] le han crecido los enanos, ¡y de qué manera! Intereconomía TV en pleno y gran parte de Veo TV asume ya este tipo de perrodismo radical [saludos, José Luis Ibáñez, un antiguo profesor de Universidad].

Intereconomía TV hace de la opinión su estandarte. Ante esto no habría nada que objetar si no fuera porque esa opinión [legítima] se produce en un vacío informativo. A decir verdad ningún grupo mediático antepone la información a la opinión. De manera sutil todas las cadenas de televisión salpican su parte informativa con la línea editorial [la ideología] propia de la cadena. Pero hay grados y grados, e Intereconomía TV está en el extremo más sucio de la escala. Lo peligroso de esta dinámica empresarial comunicativa [que antepone la creación de una opinión pública cargada de opinión mucho más que de información] es que, dinamitando el paso intermedio [la información con pretensiones de objetividad] que hay entre los hechos y las opiniones, lo que haces es generar una opinión pública pseudo-analfabeta, que se mueve como pez en el agua en el terreno de las emociones pero que naufraga en el terreno de los razonamientos. Sí, lanzar a tus espectadores un sinfín de torpedos opinativos sin un impulso informativo previo [contexto, antecedentes, previsiones, con fuentes contrastadas, etcétera], es una estrategia sensacionalista elevada a la enésima porquería. El propósito es evidente: mantener cargada [ideológicamente] a su audiencia, sin respiro, y, por supuesto, desinformada.

La RAE define el término debate [en su segunda acepción] como contienda, lucha, combate [la primera deja escrito el sinónimo controversia: discusión de opiniones contrapuestas entre dos o más personas]. Si nos atenemos a la definición de la RAE, entonces, en Intereconomía TV no hay lugar para el debate, y mucho menos para el debate ideológico. En Intereconomía TV a falta de debates, buenas son las tertulias [tertulia: reunión de personas que se juntan habitualmente para conversar o recrearse]. Y cierto también, es legítimo hacer de la tertulia tu formato televisivo estrella, pero cuando en vez de poner a tertulianos sueltas a los perros para ladrar su perrodismo, su perroverdad o su perrolibertad, la cosa cambia, y mucho.

Pongamos como ejemplo "El gato al agua", la tertulia de prime-time de Intereconomía TV, en la que cada noche se produce una orgía homo-onanista-intelectual, pero una orgía sin tocamientos, que ellos son muy católicos. Cada uno desde su sitio se la sacude bajo la atenta mirada de los demás, que asisten expectantes al ejercicio de amor propio del que ladra. La competición no tarda en parecerse a una serie de pajas por turnos, en el que gana quien ha expulsado su semen más lejos: es el que se lleva el gato al agua, el trofeo de esta tertulia, gracias a la inestimable ayuda de los cachorros espectadores, que han llamado para votar por la sacudida más espectacular.

Se trata sin duda del triunfo de la libertad individual [uno de los valores sagrados de la cadena]. Porque en el "El gato al agua" nadie folla con nadie, nadie da placer a nadie, y porque nadie está interesado en escuchar algo que no le sea propio y que pudiera conducir al roce o al acto intelecto-sexual entre diferentes, en lo que sería realmente un debate, según la definición de la RAE y lo que entendemos casi todos. Cosas de los inter-profetas católicos...

Otras dos figuras, además de los tertulianos, que no pueden faltar en este tipo de programas, son la del moderador y la del tertuliano sado-masoquista. Sobre el moderador sobra con decir que es un homenaje de la cadena al viejo formato de tertulia, que incluía al moderador. Dicho de forma rápida, en "El gato al agua" y en otras party-[tea]rtulias de Intereconomía TV no se precisa de la figura del moderador; porque quien dice serlo se masturba igualmente. La otra figura es la del sado-masoquista, una figura que, todo hay que decirlo, cada vez se ve menos en Intereconomía TV, para desgracia del espectáculo que ofrece [véase este espectáculo todavía en las tertulias de Veo TV]. El tertuliano sado-masoquista suele ser un señor socialista con cara de pringado, al que todos los tertulianos onanistas apuntan con sus pistolas para convertirle en doblemente pringado. El juego que da [valga la redundancia] un socialista sadomasoquista en estas tertulias resulta esperpéntico, similar al que podría derivarse de la acción de llevar a una prostituta a una fiesta de adolescentes borrachos descerebrados que llevan meses sin follar. Por qué lo hará, por qué accederá a perder la dignidad de tal manera. La respuesta en ambos casos de prostitución es la misma: por dinero. Cosas de los sadomasoquistas socialistas...

Lo dicho hasta ahora estaría en el plano de la orgía. El contraplano, por su lado, arrojaría una tercera figura, no menos importante: el espectador en su casa. El espectador-tipo de Intereconomía TV también es ultra-onanista [seguramente ya lo fuera antes de la aparición de la cadena] y se la menea con orgullo patrio. Se ríe con estruendo de las gracias y peripecias manuales de los que piensan como él. Lo más asombroso del espectador-tipo de Intereconomía TV es que para reírse no le hace falta el cerebro.

Es la embriagante rotación sobre sí misma de la libertad, la libertad que tienen en la boca constantemente los dueños, productores, periodistas, tertulianos y espectadores de Intereconomía TV, y que les convierte en auténticos animales rumiantes.


PLANO



CONTRAPLANO


20 comentarios:

señor bang dijo...

Qué risas (y miedo) cuando vi a José Javier Esparza con el parche pirata... Intereconomía es ya una parodia de sí misma.

Venga, escojo el Intermedio a pesar de que Wyoming me cae muy bien y Alberto González es un genio, date el gustazo ;-)

borja dijo...

Ostras! El video de Intereconomía TV es de verdad? Madre mia! La perversidad ideológica de esta gente no tiene límites.

Yo quería que La Sexta ganara la encuesta, pero bueno, me ha gustado la crítica que has hecho a Intereconomia TV, siempre lúcido e ingenioso, es un gusto leerte.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Sólo les falta un pequeño detalle de vestuario y atrezzo, el uniforme falangista con los correajes y la gorra/boina recogida en la hombrera.
Angel Bricoda

Blue dijo...

Ay!!!, pues estoy de acuerdo con algunas cosas y con otras no.
La opinión pesa más que la información en Intereconomía y en cualquier otra cadena. En realidad yo diría que todo es opinión, e información poca. La objetividad no existe.
Es cierto que no hay debates y que en las tertulias todos van en la misma dirección , pero es precisamente por eso, por que todo es tan burdo y tan evidente por lo que considero que ese canal es menos dañino que otros donde el engaño es más sutil.
Detrás de un debate ordenado y siguiendo una cadena de razonamientos lógica también se pueden decir barbaridades, se puede cargar (ieológicamente) a la audiencia y tenerla desinformada.

La verdad es que veo poca tele. Veo tan poco que ya ni me acuerdo de lo que voté. La 10 ni sé cual es.
Creo que por higiene mental hay que ver siempre la cara B, el reverso. De otra forma estamos también participando del delirio de los que mandan.

Saludos ,Kez.

marcela dijo...

Blue, que es mi filósofa de cabecera ha hablado y por su boca ha salido la verdad. Intereconomía es plana,repetitiva,monotemática pero las otras no le van a la zaga. ¿Y por qué no ha ganado tele5?
Cosas raras, las de estas votaciones. Con la opinión, aunque sea así de masturbatoria, te puedes poner a pensar, con el griterío sobre bragas de la 5, no.
Incluso te diría que en intereconomía dicen verdades cómo puños, lo que pasa que luego lo estropean llevando siempre el agua a su molino. Conservadora, tenaz, cansina, igual que todas. Las teles progres, sólo buscan conservar lo que está.
Volveré, ya he votado.Un saludo

Anónimo dijo...

Tio, buenisimo, hacia años que no me partia tanto el ojete con un blog desconocido. De verdad de la buena. Te seguire y tal.

Anónimo dijo...

Me ha decepcionado un poco esta entrada. Soy una persona bastante moderada, me considero de izquierdas y he votado varias veces al PSOE (soy joven y he podido ejercer el voto pocas veces). Pese a eso, sí, veo Intereconomía de vez en cuando. Por:

1. No todo es política, frente a la visión que tú das. En Intereconomía emiten el mejor cine de la televisión: películas clásicas de Hitchcock, Frank Capra, Jean Renoir, John Ford, Woody Allen, Sydney Pollak... También otras muy actuales pero de calidad, como Monsieur Matignole o Guerra y Paz. Hay también concursos (Lista de bodas), programas culturales (Lágrimas en la lluvia, Literatuya), documentales de Historia, deportes, etc.
2. Yo no veo Intereconomía por la política, de hecho casi no veo El Gato. La veo por su apuesta por la cultura, por el entretenimiento blanco que no necesita insultar, ofender, la burla... a diferencia de las cadenas que, por su ideología de izquierdas, deberían representarme, desde TeleCinco con su apuesta monotemática por el "corazón" (hígado, más bien) hasta LaSexta con el repulsivo concurso de insultos de Wyoming.
3. A Intereconomía van más socialistas que a ninguna otra cadena. Socialistas reflexivos, no hooligans, pero tan socialistas como el que más. Se me ocurren: Pablo Castellano (fundador de Izquierda Socialista), Antonio Miguel Carmona (número 3 del PSOE madrileño), Cristina Alberdi (otra histórica), Daniel Múgica (talibán zapaterista), Tamames (histórico progresista), etc. Nada que ver con tu visión de un solo progre sadomasoquista.
4. El Telediario de Intereconomía es todo un modelo sobre cómo tratar a los espectadores como seres inteligentes. A diferencia de los telediarios que se suponen de izquierdas (Tele5, La Sexta, Cuatro, incluso A3), con la única excepción de TVE1, manipulado pero bien hecho, el Telediario de la Inter apuesta por las noticias que son noticia. No habla de un gatito atascado en un pino en Matalascañas ni de un concurso de Miss Camiseta Mojada.
5. Al contrario, explica la noticia, sí, INFORMA, con una red de corresponsales envidiable (desde Moscú a Caracas pasando por Bruselas, París, Berlín, San Francisco...), protagonistas en plató (desde un sindicalista hasta Esperanza Aguirre), explicaciones racionales que contextualizan la noticia histórica y geográficamente, muchos directos, estadísticas, análisis plurales, etc. Creo que dentro de poco todos los telediarios, técnicamente, se parecerán a éste.
En conclusión, no voy a Intereconomía a buscar política, porque no estoy de acuerdo con su línea editorial y tampoco me interesa ver política a las 10 de la noche. Voy buscando buen cine, cultura, información en la que me traten como adulto, buen gusto y entretenimiento sano, que se pueda ver sin sonrojarse.
Gracias por tu blog, te sigo.

Kez dijo...

Señor Bang, he visto una foto suya que ha circulado por alguna red social en la que me recuerda al señor Esparza, jajaja.

Borja, me temo que el vídeo va en serio, y es una respuesta a uno que hizo el PSOE en alguna campaña electoral de las últimas. Yo también hubiera preferido La Sexta, y como tengo mal perder me voy a salir con la mía en la segunda encuesta [que, sobretodo, ahora en serio, está para satisfacer a los 11 que votasteis por La Sexta en la primera.]Gracias por el halago, Borja; es un placer tener como lectores a gente que sube así el ánimo, jeje.

Angel, pues los de Intereconomía TV ya tienen un programa de un señor con gafas donde se exhibe una bandera española de grandes dimensiones. La disposición arrugada de tan insigne símbolo no permite dilucidar si es escudo es el constitucional o el de naturaleza animal con pico y garras.

Anónimo [penúltimo], gracias también a ti por el halago y por la promesa de seguir viniendo. Me alegro de que te hayas reido: era uno de los propósitos de la entrada.

Kez dijo...

Blue y Marcela [Marcela, bienvenida, gracias por entrar y por comentar; me ha encantado tu "volveré", porque independientemente de tu intención, a mi me ha sonado a amenaza, jajaja], voy a por vosotras, jeje.

Cierto Blue [y de hecho así lo escribo en la entrada]: todas las cadenas editorializan sus noticias. Pero pongamos como ejemplo comparativo a las tertulias de Intereconomía TV y un debate del tipo de "59 segundos". "59 segundos" es también una aberración desde el punto de vista de la naturaleza propia del género debate televisivo, con esa rigidez en los tiempos y esa parafernalia del micrófono que se esconde, pero en cuanto a pluralidad partidista [que no tengo claro que sea pluralidad ideológica] le da mil vueltas a las de Intereconomía TV. Además, otra diferencia sustancial, es que unos toleran y aplauden el insulto directo, y otros no; y este no es un tema baladí. Es la "verduralización" de la política, algo que a Intereconomía TV le conviene y potencia [al ser una plataforma fascista que aboga por el fin de los partidos y de las ideologías, (fascista no está escrito aquí de forma peyorativa)].

Cierto es también que la objetividad no existe. Pero sí existen las buenas prácticas periodísticas y las malas, y las mediocres. No digo que en la panorama actual televisivo español haya buenas prácticas, pero el caso de Intereconomía TV me resulta escandaloso.

Y Marcela, sobre la comparación entre Intereconomía y Tele 5. ¿Qué se puede decir de dos cadenas así? Para mi tienen bastante similitud, en tanto que Tele 5 hace del corazón un asunto político, e Intereconomía TV hace de la política un asunto sensacionalista. Diferentes sentidos para una misma dirección...

Antes de cerrar este comentario, me gustaría preguntarte, Marcela, dos cosas: ¿qué significa conservar lo que está?, y, sobre todo, ¿qué y cómo es lo que está?

A las dos, Blue y Marcela, un mensaje: seguiremos discrepando. [;o)]

Kez dijo...

Anónimo [último], gracias por comentar y manifestar las discrepancias y la decepción. De esta manera la reflexión de la entrada se enriquece con los comentarios. Te respondo en el orden de tus puntos.

1. La reflexión que planteo, aunque el titulo sea general [de Intereconomía TV], se centra en el show de las tertulias. Seguramente que estés en lo cierto con lo del cine. Y también añadiré una cosa que refuerza lo que tu dices: me gustan más las secciones culturales de los medios derechistas que las de los medios izquierdistas [los término "derecha" e izquierda están aquí cogidas con pinzas].

2. Lo que dices en este punto da para una entrada nueva. No creo que ninguna de las dos televisiones que apuntas [La Sexta y Tele 5] sean progresistas. De hecho, ninguna televisión es de izquierdas, porque ocurre lo mismo que en el plano político: no se puede ejercer una política de izquierdas porque los que mandan de verdad lo impiden. Y en el plano político manda el poder económico; y en el plano televisivo manda el poder publicitaro [el denominador común de los poderes económico y publicitario son las multinacionales]. Sobre Tele 5 añado la ecuación "Prensa rosa = voto azul".

3. El socialista sadomasoquista único es el retrato de una tertulia-tipo cuando va un solo socialista sadomasoquista. Por cierto, no admito a Cristina Alberdi como socialista, aunque tengo mis dudas como sadomasoquista [;o)].

4. [Ver también el punto 2 de este comentario]. Cierto es que todos los telediarios [como he puesto más arriba] editorializan y que cada uno de ellos, amparados por las necesidades narrativas de sus respectivos grupos mediáticos, seleccionan lo que les conviene. Ya me explicarás, entonces, qué significa eso de noticias que son noticias.

5. Prometo ver en los próximos días un telediario entero de Intereconomía, y te responderé. Asi que permanece atento, jeje.

Un saludo, y gracias por quedarte, a pesar de la decepción...

Anónimo dijo...

Gracias a ti, Kez. Aunque has sacado tantos temas interesantes que podría pasarme horas escribiendo, jeje.
1. Error mío, en ese caso. Pensé que estabas haciendo un análisis general de Intereconomía. Y en ese caso me parecería muy sesgado hablar sólo de tertulias políticas cuando en la cadena hay mucho más: cine, cultura, deporte, etc. Si lo que querías específicamente era hablar sobre las tertulias, ningún problema, lo has hecho muy bien (aunque no esté de acuerdo con todo).
2. Sí o no: todo depende de cómo definamos ser de izquierdas. Evidentemente, no son de izquierdas del modo en que yo entiendo la izquierda: distribución social de la riqueza, combate de la pobreza en el Tercer Mundo, refuerzo de las estructuras participativas... Pero sí son hooligans de las pocas banderas que la izquierda política (PSOE) ha escogido como propios: aborto, homosexualismo ultra, feminismo talibán, etc. Son ideas que, para mí, no sólo no son de izquierdas, sino que son lo más retrógrado que hay. Pero parece claro que estas cadenas apoyan decididamente al PSOE: recordemos el linchamiento de Aznar por Telecinco que, aunque yo voté a Zapatero, me pareció salvaje y antidemocrático. ¿Son de izquierdas? No, realmente no, pero sí siguen las banderas y directrices de la autoproclamada izquierda política. Así que ni para ti ni para mi, los dos tenemos razón:P
4. Para mí alguien como Cristina Alberdi es mucho más socialista que Leire Pajín, porque defiende unas ideas de izquierda. No digamos Pablo Castellano, marxista. Creo que es más socialista quien defiende derechos sociales que quien recorta las pensiones. Pero volvemos a lo mismo, todo depende de los términos. Si quieres cambiamos la palabra: en Intereconomía hay gente que defiende unas ideas claramente progresistas (Pablo Castellano, Raimundo Castro, etc).
4 y 5. Lo que yo defiendo del Telediario, y lo que me parece rompedor, es su parte técnica. Hay cosas que son normales en EEUU, Inglaterra... pero que aquí no se ven. Sobre "cosas que son noticia" me refiero a la tendencia de A3 de emitir una noticia de nacional, otra de internacional, cinco de sucesos y todo el resto cuestiones anecdóticas, que pueden hacer gracia, pero no tienen relevancia informativa: un niño recauda nosecuandoseuros vendiendo calcetines (ésta salió el otro día), una niña mordida por una tintorera en una playa de Benidorm, innovadora peluquería canina en Barcelona...
El Telediario de Intereconomía habla de cosas olvidadas por casi todos los demás, salvo, en parte, TVE1, como la ciencia. Todos los martes acude un biólogo para comentar de forma divulgativa y entretenida la noticia científica más importante de la semana, además de analizarla cuando toca. También se habla de cultura, recomiendan un libro al final del telediario, cuentan con testimonios reales (fue impresionante la entrevista a un parado), "generan" noticia llevando a protagonistas a plató... Técnicamente me parece un ejemplo de cómo hay que hacer las cosas. Menos envarado y encorsetado que el clásico telediario español con mesa y teleprompter, donde se leen las noticias. Aquí hay más directo, más frescura, más noticia de última hora.
6. Resumiendo, está claro que Intereconomía no es la televisión ideal. Se pasan cuatro pueblos algunos tertulianos. Pero en conjunto me parece una tele mucho más educativa, potable, variada, rica e inteligente que las otras generalistas. Y me duele que sea la derecha la que lo lleve a cabo... supongo que no por convencimiento, sino por falta de pasta (hacer Gran Hermano sale más caro que emitir "Juan Nadie" y hacer una tertulia después). Pero el caso es que hay que quitarse el sombrero, porque Intereconomía hace tele de calidad con poquitos medios.

Anónimo dijo...

¿Es legal hacer esa acusación sin fundamento?
¿No es un delito esas acusaciones al honor de las personas?
¿Se puede hacer eso gratuítamente?

Amanda dijo...

Soy Catalana y además independentista así que "el cariño" que nos profesamos intereconomía y yo es mútuo, :) sin embargo no soy de las que me quemo con ellos, al contrario, suelo reirme y mucho,porque lo que más me gusta del circo siempre han sido los pallasos y como tengo un gran sentido del humor prefiero ver intereconomía que otros canales más serios.

Y si la derecha nos odia, nos calumnia, nos desprecia etc. etc. a mí me es completamente indiferente,porque lo que suelen decir de los Catalanes, en realidad dice más de ellos que de nosotros.

Cuando era pequeña miraba "los pallasos de la tele", ahora miro intereconomía.Reirse siempre ha sido una buena terapia.


Gero arte.

Blue dijo...

Estoy de acuerdo, un debate para que sea tal, tiene que ser plural.
No estoy al tanto de la programación de Intereconomía como el Anónimo y solo me interesa una cosa: si el Psoe y su periódico ya le están dedicando algunas líneas debe ser porque hay algo de verdad en lo que dicen. Respecto a sus tertulianos, sparrings y demás hago todo el esfuerzo que puedo para distinguir el polvo de la paja (todo eso cuando los veo, que últimamente me duermo ;-).
Y una cosa con la que no estoy de acuerdo. Dices que es un canal que aboga por el fin de los partidos. No lo veo tan claro. Creo que ví a Aguirre una o dos veces y dijo que se sentía como en casa. Por algo será...

No te preocupes por discrepar. Discrepo conmigo misma... y sin embargo, me quiero, ja, ja.

Saludos, Kez.

Kez dijo...

Anónimo [penúltimo, antes llamado último]: en cuanto vea un telediario de Intereconomía TV, respondo a tu extenso comentario [quede dicho que se agradece el esfuerzo y el tiempo dedicado por tu parte].

Anónimo [último]: por lo visto, las respuestas son sí, sí y sí.

Amanda, gracias por volver a comentar. ¿No has echado en falta en el vídeo de Intereconomía TV a algún catalán quemando la bandera de España, mientras subtitulan abajo: "Quiero que España se rompa" [porque soy socialista]... Y sobre la risa..., la mía personalmente, empieza a ser amarga, con según que tertulianos...

Y Blue. El Grupo Prisa lleva unos años que no sabe por donde le viene el aire. Yo no sé, porque no leo sus periódicos ni veo sus televisiones, pero si ha elegido a Intereconomía TV como enemigo, creo que es una prueba más de su despiste, porque sencillamente "águilas no cazan moscas". Y si Aguirre se ha sentido como en su casa cuando ha ido a Intereconomía es porque, igual que la casa, es fascista, otra vez sin carga peyorativa.

Amanda dijo...

JAJA, la verdad es que no había visto el video, tengo muy poco tiempo y me limité a leer tu texto, pero de los catalanes han dicho cosas peores, créeme.
Lo de que "españa se rompa" es otra de los cosas que me provoca risa:
¿No está roto un matrimonio que , aunque no se divorcie por los motivos que sean, ya no se profesa ningún tipo de sentimiento amoroso; no se entiende;en el que ninguno de sus miembros se siente vinculado al otro, etc?... Está roto aunque siga junto.
Por otro lado,¿que pasaría si españa se rompiera? dejaría de ser "una" sería menos "grande" y, por contra, más "libre" ¡qué desastre!!! JAJAJA esto también me hace reir, entre otras cosas porque España nunca ha sido ni "una" ni "libre" ni tampoco "grande" (exceptuando, en el sentido de la extensión territorial, que eso depende de con quien se la compare) .Y en el fondo, gran parte de los Españoles lo que no quieren que se rompa, es ese tri-concepto absurdo e irreal que está por encima de los sentimientos de los pueblos que forman esa "una" y su intocabilidad.(algunos en contra de su voluntad)

Quiero el divorcio!!!

Se me ha acabado el tiempo.Saludos

Kez dijo...

Yo personalmente no hago nada ni por la unidad ni por la separación de España. Si aquí en el País Vasco hubiera un hipotético referendum de autodeterminación votaría que sí [porque creo que es un derecho que tienen que tener todos los pueblos]; sin embargo, en el posterior referendum de soberanía, me abstendría, porque yo, como individuo, soy un desarraigado [individualista] cuya vida cambiaría poco o nada siendo esto parte de España o no.

El "España se rompe" no deja de ser el resultado del axioma postmoderno comunicativo "el miedo es el mensaje", pero ese miedo se inyecta [en sentidos inversos] en ambos lados nacionalistas, en el catalán [y en el vasco] y en el español.

Y otro tirón de orejas, cariñoso [;o)]. Yo creo que, en lo político y en lo social, Cataluña hay varias; y que España, también, hay varias. Por eso cuando dices que el matrimonio España-Catalunya está roto pero sigue unido, es una simplificación [interesada]. Dentro de Catalunya hay gente que quiere mantener el matrimonio [no sé si por amor o por interés pero ahí están], y dentro de España también los hay que les daría igual empezar los trámites de divorcio.

Saludos, Amanda. Mira tú por donde que empezando con Intereconomía terminamos hablando [y discrepando un poco, que siempre es sano] de los nacionalismos.

Amanda dijo...

Con las orejas un poco rojas :) sólo decirte una cosita, en Catalunya hay muchos que quieren continuar casados con España, sí pero no se debería olvidar que más de la mitad de residentes en Catalunya no son catalanes y con esto no quiero excluir a nadie pero es normal que alguien de Albacete, Almería o guadalajara, no quiera la independencia de Catalunya aunque lleve muchos años aquí.Así que no creo que se pueda afirmar que hay varias Catalunyas, sino diferenciar entre catalanes y residentes en Catalunya. Yo creo que la gran mayoría de Catalanes son independentistas pero esa es sólo mi percepción.
Tienes razón que me he ido un poco del tema,ya me perdonarás pero es que intereconomía y el odio a Catalunya es practicamente lo mismo.
Un saludo.

Felipe dijo...

Directa a twitter i facebook, kez

Kez dijo...

[Gracias Felipe, por la difusión]

Tenía un asunto pendiente con Anónimo que valoraba positivamente los telediarios de Intereconomía. El otro día hice el esfuerzo [por ti, lector anónimo, jeje] de ver el telediario de la noche, presentado por una tal Pilar García de la Granja.

Hubo un momento sobre el que gravita toda mi tesis. Se habló [eso sí, con difusión de gráficos e informes comparativos, bastante bien presentados y completos, como bien dices] de la subida de impuestos en el ayuntamiento de Madrid. Acto seguido, cuando la imagen vuelve a plató, la presentadora suelta un "¡Qué barbaridad!". El contenido no puede ser más opinativo. Y todo en el telediario me paració información altamente intoxicada de opinión. Es evidente que todos los hacen, desde la selección de hechos noticiables hasta el mismo tratamiento de lo que se cuenta, pero el caso de Intereconomía sigo pensando que está a años luz del segundo [donde yo ubico, por ejemplo, a los informativos de La Sexta].

Me gustó, a pesar de la "intencionalidad" de las elecciones, los diferentes bloques de breves en los que se apuntan muchas cosas sin profundizar en ninguna de ellas. Me gustó como algo que se pone sobre la mesa para que luego el receptor amplie lainformación por sus propios medios, peroen fin, la profusión de breves y su superficialidad es una estrategia más de no contextualizar la noticia, con el riesgo de que su "incompletud" sea asimilada por el receptor como un algo ya "completo".

Sin más, un saludo. Hasta otra,

Publicar un comentario