viernes, 28 de diciembre de 2012

Los obreros [PLAY]

Lo primero es rescatar el término obrero de los escombros neoliberales, porque los obreros existen en tanto que haya una palabra en nuestro lenguaje que los designe. Y el término exacto es obrero, una palabra cuyo contenido alberga una acción cargada de ideología. El Poder gramatiza nuestro lenguaje y su reacción de sometimiento comienza, precisamente, con ese ejercicio donde reasigna una y otra vez los significados [las ideologías] que salvaguarden su perpetuación de manera natural. Entonces, los obreros; no los trabajadores; ni los empleados; ni ninguna otra ilusión semántica que extraiga de los obreros sus tres características primeras, que son el trabajo, la lucha y la dignidad. Entonces eso, los obreros. Y cuidado, porque cuando nos roben el lenguaje ya no quedará nada por lo que luchar.

También es hora de ponernos en guardia, sin un ápice de relajación, con respecto a los perros guardianes del Poder, los medios de comunicación. A través de ellos el Poder normaliza y normativiza el nuevo lenguaje: ellos han omitido varios términos: obrero, clase, burguesía, capital, y un largo etcétera, palabras cuyos significados y significantes nosotros sabemos que sí existen. El discurso televisivo es muy seductor [y no digamos ya el publicitario] incluso cuando lo que hace es neutralizar el trabajo, la lucha y la dignidad de los obreros. Se cuidará mucho de nombrarnos por nuestro nombre, y mucho más de retratarnos íntegramente en tanto que cuerpos que contienen trabajo, lucha y dignidad, las tres, al mismo tiempo y en el mismo espacio. Además, el ejercicio manipulador se acompaña de aderezos formales y atajos propagandísticos que terminan dibujando a eso que no llaman movimiento obrero como un viejo disco rayado de los 60 o los 70. Nadie está a salvo de esta constante seducción; y lo que obstruímos con cierto éxito desde el razonamiento crítico, más o menos izquierdista, termina accediendo y asentándose en nuestro lenguaje impostado por el lado de la emoción, ese arma que el Poder usa como trampolín amarillo que desemboca en la piscina sensacionalista, donde todos nos ahogamos, sin remedio, una vez caídos.

¿O es que se nos olvida que las empresas mediáticas son la maquinaria pesada de la ideología capitalista? ¿O es que se nos olvida que los obreros tenemos, cuando menos, una televisión en cada uno de nuestros hogares, donde se nos atiborra de ideología contrarrevolucionaria? Revolución, otra invisibilización. Y contrarrevolución. Y acción y reacción. Ese largo etcétera. ¡Qué cabrones! Nos estan ganando, haciéndonos creer en sus maquinas de imágenes que estamos empezando a ganar. La televisión, sobre todo, es una máquina castradora; anula toda acción e invisibiliza toda incitación a cualquier tipo de subversión. Su imagen preferida de lo que no llama obreros: ganado caminando por las calles vigilado por los pastores del Poder, los policias y demás grupos armados cuya violencia es constantemente legitimada. ¿Dónde? En los medios de comunicación.

Y así nos verán desde las televisiones hasta que rompamos los cercos mediático y policial. Cada individuo libremente mediatizado en sus casas nos continuará viendo en negativo, nos escuchará sin voz... Muchos de nosotros mismos nos seguiremos viendo así. ¿Te has dado cuenta de que por mucho que salgamos en la televisión lo hacemos sin voz? Fíjate en quién habla cuando nosotros estamos en la calle. Y así nos seguirán viendo mientras no rompamos los cercos. Cada individuo libremente mediatizado no nos ha visto trabajar, ni luchar, ni gritar por nuestra dignidad. Porque incluso cuando alguna vez el individuo libremente mediatizado ha tenido la oportunidad de escucharnos, se ha hecho el sordo; y cuando ha tenido la oportunidad de vernos integramente, se ha puesto una venda en los ojos. Que eso cambie; y que sea ya.

El Poder nos quiere sordos y ciegos, porque no se sació cuando nos entregamos a él medio sordos y miopes. El Poder lo quiere todo, porque el Poder solamente puede ser absoluto, aunque cada individuo libremente mediatizado haya crecido con la lección de la democracia bien aprendida; otra ilusión.

Nos quieren en [PAUSE], que no es más que una teoría, pero les daremos un [PLAY]. Acción.


Los obreros [PLAY]

 

martes, 25 de diciembre de 2012

La lógica de la zambomba

En la fotografía, Ratzinger comparte encuadre con una estatua del niño Jesús, autodenominado por el mundo cristiano como Salvador y Redentor. El fotógrafo ha querido meter en foco a la estatua, en detrimento del jefe de la iglesia católica, autodenominado Benedicto XVI. De esta forma, el Papa parece estar sumido en la confusión y la perplejidad frente al esplendor siniestro de la figura con las astillas clavadas en su cráneo. Esta representación del niño ensalza su cuerpo desnudo, en fuera de campo en esta fotografía; también la entrepierna del Pontífice se mantiene, siempre, en fuera de campo, sobre todo cuando se le pone la moral tiesa. 

La confusión y la perplejidad de este hombre pueden venir de la imposibilidad de perpetrar su deseo, en tanto que el artista que hizo la estatua, con buen criterio, obvió el detalle realista del ano para construir un agujero ciego a ras de piel. 

La fotografía corresponde a la tradicional Misa del Gallo, lugar tradicional de reunión de pervertidos. En un momento de la orgía religiosa, B16 dijo que los no creyentes solamente se aman a sí mismos. Las ovejas aplaudieron, y, todas, sin excepción, miraron al objeto de su deseo, al niño. 

25 de diciembre: ¡fun, fun, fun...!


lunes, 24 de diciembre de 2012

David Reboredo, Willy Uribe, Alberto Ruíz-Gallardón, Mariano Rajoy y tú

Esta historia tiene a cinco personas como protagonistas. La primera es un hombre condenado a 7 años de cárcel por un delito de tenencia de drogas (0,4 gramos de heroína: dos papelinas) que cometió hace 6 años; se llama David Reboredo. La segunda es un hombre que lleva 11 días en huelga de hambre indefinida y que la mantendrá hasta que indulten al hombre encarcelado; se llama Willy Uribe. La tercera y cuarta personas son el ministro de Justicia y el presidente del Gobierno, en cuyas manos está el indulto de David Reboredo y el cese de la huelga de hambre indefinida de Willy Uribe; se llaman Alberto Ruíz-Gallardón y Mariano Rajoy. La quinta eres tú, cuando te conviertas en una de las casi 87.000 personas que ya han firmado la petición en www.change.org dirigida al Ministerio de Justicia para conseguir el indulto para David Reboredo.

 

domingo, 23 de diciembre de 2012

Feliz Navidad 2007 / Feliz Navidad 2012


¿Qué te pensabas, que el Blog Abisal no se ponía tontorrón en estas fechas tan señaladas? ¡Qué ingenu@! [PLAY]...

sábado, 22 de diciembre de 2012

El contra-anuncio de Campofrío



CAMPO




CONTRACAMPO


viernes, 21 de diciembre de 2012

Normalización política [año 1]


ENTRADA ORIGINAL 
(de cuando la paz se estaba gestando)

En Euskal Herria, a 7 de febrero de 2011

Hoy quiero compartir con vosotros y vosotras esta canción suave. Y me hace ilusión dedicársela, sobre todo, a la sociedad vasca; es decir, a todos nosotros, a los que vivimos aquí, en Euskal Herria, en este 7 de febrero de 2011.




AÑADIDO
(los parlamentarios vascos del PNV, EH Bildu, PSE-EE, PP y UPyD cantan juntos "Zaindu maite duzun hori" / Trad: "Cuida eso que amas")

miércoles, 19 de diciembre de 2012

La imagen de 2012

El 16 de abril de 2012 empezó el juicio contra Anders Behring Breivik por el asesinato de 77 personas. La matanza había tenido lugar un julio de 2011 en Oslo, con un coche bomba que colocó en un edificio gubernamental, y en la isla de Utoya, con un ataque directo sobre un campamento de las juventudes del Partido Laboral noruego.

A su entrada en la Corte de Oslo, donde fue juzgado, Breivik levantó el puño derecho y miró a los fotógrafos, con gesto desafiante. Él sabía que ese día el mundo estaba atento a sus gestos, quizás necesitado de alguna acción que justificara, de alguna manera, la enfermedad mental que muchos le atribuían, y no nos defraudó.

Es el momento en el que Breivik mira a los objetivos de las cámaras. De alguna manera está escenificando su victoria. Breivik es, sobre todo, actor. La condena, sea la que sea, le va a importar una mierda. Breivik ha ganado: porque ese es su gesto, de triunfo. Y más. Breivik sabe que su mirada tiene el poder de atravesar la máquina que le está fotografiando para llegar hasta ti.

Es el momento en el que Breivik te mira a los ojos. Te mira de frente. Él ha ganado y sabe que mira a quien sabe que está perdiendo. Eres tú; tú eres la víctima de esa mirada y el objeto de la amenaza. Breivik lo sabe. Y lo ejecuta.

Breivik está en la cárcel, pero su ideología se está haciendo fuerte en las calles de Europa, confusas ante la incapacidad de sus estados en hacer frente a la crisis económica. Esta fotografía no engaña: ellos ganan. No son enfermos mentales; son fascistas. Y ya están aquí.

La mirada de Breivik atravesándome es, para mi, la imagen de 2012.

martes, 18 de diciembre de 2012

C´mon Rajoy

El 20 de noviembre del año pasado España celebró el aniversario de la muerte de Franco con la victoria electoral del PP por mayoría absoluta. Un mes después, su líder, Mariano Rajoy, elegio a dedo por su ex-líder, José María Aznar, fue investido presidente del Gobierno. Ha pasado un año desde entonces. La valoración de estos 365 días marianos te la dejo a ti. Yo pongo la música.¡Vamos! 

¡C´mon Rajoy!

 

domingo, 16 de diciembre de 2012

Cómo se hizo "Santa Madre Virgen Reina"


Yo muero en ti

Lo sé: Chrysta Bell canta en "I die" una desgracia, por eso no puede salir del loop "yo muero en ti". "I die" puede ser una historia de pena máxima y de gloria bendita, pero yo apuesto por la primera, donde un amor se ha entregado hasta las últimas consecuencias. Hasta la desintegración del yo. Forma y fondo: la canción se muere en sí misma ante semejante maquinaria castradora de la repetición; desde el minuto uno, es una canceladora automática que hace trizas todo atisbo de relato que pudiera contener la canción. Forma y fondo: la única frase de la canción, "yo muero en ti", solamente ilustra la condena de un presente perpetuo. No hay tiempo. No hay vida. Muerte, solamente.

Por su parte, la voz de Bell se mueve entre la frialdad, también mortuoria, y una sensibilidad, ya congelada, o disecada, como se prefiera... En términos de interpretación, esa voz solamente le pertenece al cuerpo que la emite la primera vez que canta la frase; a partir de la primera repetición, la voz comienza a sufrir su proceso de orfandad. Al final, la canción ya no es de nadie: queda suspendida en una suerte de nada, sin asideros, sin objeto.

"I die": [PLAY]



En esta canción nace el vídeo "Santa Madre Virgen Reina". Solamente tengo que buscarle imágenes que la vistan. Mientras, me formulo dos preguntas cuyas respuestas deben servirme; una, ¿a quién se le puede decir "yo muero en ti"? [los románticos dirán que a un amor, sí, pero Bell, con la ayuda de David Lynch, se pasa de rosca en la entrega amorosa para llegar al lugar donde habitan los monstruos], y dos, quizás la más importante, ¿quién puede decir algo así? "I die" permanece huérfana de imágenes durante varias semanas; al tiempo que yo sufro la orfandad de respuestas. 


Ruega por nosotros

Aunque no sé si más "espera" que "búsqueda"... En la espera, lo que buscas también llega: solamente hay que saber esperar, sin prisas. Porque espero las imágenes y, de repente, me cruzo con más sonidos, con la oración a la Virgen, que cae del cielo. Ocurre en el coche, en una de las vueltas a casa desde el trabajo, haciendo un zapping de radio. Así se me aparece la Virgen. La primera vez que escucho la oración me parece decadente, monstruosa, de unas voces ciegas que han claudicado en mirar la vida documental desde sus cuerpos, para delegar cualquier experiencia sensitiva en favor de la asunción de la ficción de su fe. El cristianismo es una esperanza baldía, que deja los cuerpos destrozados como si los hubiera arrasado una catástrofe natural de gigantescas proporciones. Una voz femenina arenga a que un coro femenino responda con la frase "ruega por nosotros". Una y otra vez. Una y otra vez. La repetición, de nuevo; densidad mortuoria del conjunto que deja poco lugar para la respiración: no hay aire, tampoco hay vida. 

De nuevo, la muerte. Al final, la oración tampoco es de nadie: porque fulmina toda vida a varios kilómetros a la redonda. Igual que la canción, la oración queda suspendida en una suerte de nada, sin asideros, sin objeto. Oración y canción: hermanas que sintonizan por el efecto-repetición y la causa-muerte, pero diferentes en su capacidad intrínseca de siniestralidad: la canción castra de forma individualizada, al tiempo que la oración asfixia de forma colectivizada.


Santa Madre Virgen Reina

Ambas voces en un mismo cuerpo podrían complicar la búsqueda-espera de las imágenes, pero las imágenes no tardan en llegar, desde Zaragoza, a través del vídeo que me envía un amigo vía WhatsApp.

Ver la imagen original antes que el vídeo sería un spoiler imperdonable, así que, antes de entrar en las imágenes, vemos el vídeo. 

Santa Madre Virgen Reina: [PLAY]




24% de desempleados

Mi amigo me envía el vídeo unas semanas antes de la Huelga General del 14 de noviembre. Yo le había pedido imágenes que ilustraran el ambiente de lucha obrera que había en Zaragoza en esos días previos, en vista de que el ambiente en Euskal Herria era escaso por la negativa de los sindicatos vasquistas a secundar la huelga internacional. Y él me manda varios carteles, algún folleto y un par de vídeos. El vídeo del muro me seduce al instante. Podría convertirse en un disparo, pienso, pero me falta el cómo.

[PLAY]

video



El Prólogo de Béla Tarr

¡Cómo no acordarme del Prólogo que Béla Tarr hizo para "Visiones de Europa"! Pero pienso que si uso estas imágenes tengo que darle la vuelta al discurso de Tarr, retrato de un drama colectivo que busca la solidaridad del espectador y cuyo único punto de fuga [tanto para los personajes como para el espectador] es la esperanza en un cambio. Aunque los personajes de Tarr hacen cola para conseguir comida [bien tangible] y las sombras del muro hacen cola para obtener trabajo [bien intangible], y aquellos caminan hacia la izquierda y estos hacia la derecha, hay un punto que los ubica en el mismo arco dramático: la esperanza, o la fe, en el Estado. 

En este punto, varios días o semanas después de haber recibido el vídeo, las dos preguntas abiertas con "I die" se responden: cada sombra canta "yo muero en ti" y todas juntas recitan "ruega por nosotros". El espectador, desde el principio, no encuentra un asiento sólido sobre el que sentarse para mirar el transcurso de estas sombras: finalmente, cuando descubre donde van las sombras, y de qué forma lo han hecho, es sentado a la fuerza en un lugar que no ha elegido. 

Las sombras [y todos tenemos una, recuerdo] caminan ciegas hacia una oficina de empleo. Le piden cuentas al Estado, al que reclaman atención y solución a sus problemas. En el prólogo de Tarr, el Estado, en su versión de beneficiencia, sigue funcionando, supone un alivio para personajes y espectadores, cuando finalmente vemos en qué termina el travelling. Una vez subvertida esta complacencia izquierdista con el Estado, solamente nos queda una cosa: cuestionarlo y, si hace falta, destruirlo. Nuestra supervivencia está en juego.

¿O acaso los Estados no han prostituido a sus democracias con los proxenetas del mercado? ¿O no nos han arrojado a las fieras? ¿Alguna vez los Estados han demostrado alguna capacidad de ser solidarios, más allá de las limosnas?

El Estado nos quiere débiles. Le gustamos como plañideras que lloramos el drama ajeno. Y el drama consumido en los medios no transforma nada; es contrarrevolucionario. Incita a la limosna, es decir, a la castración de todo cambio mediante la perpetuación del Sistema. Mientras, de forma individualizada le cantamos [al Estado o la carne del Sistema] "yo muero en ti", al tiempo que colectivamente le coreamos "ruega por nosotros". 

Así no vamos a ninguna parte es la moraleja de "Santa Madre Virgen Reina".


Un paréntesis: la crisis de Europa

[La crisis por la que atraviesa Europa está demostrándonos que una unión de Estados es incompatible con una comunión de solidaridades. Los griegos se mueren, los portugueses se desangran y los españoles se consumen..., bajo la despectiva superioridad de otros Estados, que lejos de estirar la mano izquierda de la solidaridad, aprietan con la derecha de la austeridad. Y sin embargo, nosotros, nuestras sombras, seguimos esperanzados en que el Estado, en que los Estados, nos solucionen la vida, nos busquen trabajo, nos den la prestación, e, importante, impida que nosotros los ciudadanos de la clase media, caigamos en la exclusión social].


El nuevo ídolo

El hombre mató a Dios, se sintió huérfano y acto seguido creó al Estado, erigido como el nuevo ídolo en boca de Friedrich Nietzsche: "Todo quiere dároslo a vosotros el nuevo ídolo, si vosotros lo adoráis: por ello se compra el brillo de vuestra virtud y la mirada de vuestros ojos orgullosos".

Dejemos de llorar, dejemos de pedir, dejemos de humillarnos... No somos sombras; somos hombres y mujeres, de carne y hueso. 

¡Vamos! Acción.













viernes, 14 de diciembre de 2012

Los dos Hinson en Gasteiz (Jimmy Jazz, 15 de noviembre)

Hay dos Hinson: el personaje y el músico. Si tengo que definir al personaje con un solo adjetivo, escribo que es egocéntrico. Y con semejante personaje encima, el músico no tiene por menos que ser un tanto excéntrico. Así lo adjetivo si tuviera que usar un solo término. Yo se lo perdono, porque egocéntrico y excéntrico no son adjetivos peyorativos; únicamente describen a Hinson como personaje y músico, respectivamente.

Detallo a continuación alguna de las acciones que hizo el personaje antes de comenzar el concierto, para construirnos una idea previa. Sale al escenario justo después de que los teloneros "Timber Timbre" hayan terminado su repertorio, con un cigarro sujeto a una boquilla extra larga en la boca, sin encender. El cigarro [spoiler] se lo está guardando para fumárselo en la última canción. El personaje prepara la silla [spoiler] en la que va a estar sentado durante todo el concierto; enrolla el cable con mimo sobre el mástil del micrófono; calcula y manipula varias veces la inclinación del micrófono; hace pruebas con diferentes distancias hasta su boca... Todo esto a un ritmo vertiginoso, en cosa de menos de cinco minutos, mientras, con uno de sus pies, sigue el ritmo de las canciones que suenan de fondo en los preparativos. Puro nervio el personaje. 


Una vez empezado el show, el espectador enseguida descubre la naturaleza del personaje, cuando suelta, entre tema y tema, unos monólogos tan largos como las propias canciones. El personaje cuenta su vida a la audiencia, y lo hace en clave de comedia. El ejercicio es un ejercio postmoderno que se denomina extimidad. Generación GH, en fin. Todo tipo de privacidades son compartidas con un público que le ríe todas sus gracias, saturadas de términos como fucking y mother fucker. Aunque hay que matizar este punto de las gracias: el personaje no suelta sus privacidades así por así; porque sobre el escenario, el humor con el que escribe sus historias actúa como contrapunto [spoiler] del drama que soportan sus canciones.

En este punto es importante detallar que el músico es centrípeto, mientras que el personaje es centrífugo. El músico te introduce en la historia por el drama, mientras que el personaje te intenta sacar por la comedia; pero no lo consigue, porque [spoiler] la voz no te deja salir del drama del músico y te impide creer más al personaje. El juego que oferta Hinson al espectador es un juego comunicativo sin descanso, un diálogo incesante, pero sin respuesta, es decir, que roza en todo momento lo cansino... Porque esta alternancia de ambos tonos crea el ritmo global del concierto: tristeza-risa, tristeza-risa, tristeza-risa, y así hasta el final. Es un ritmo monótono que, pienso, hubiera empezado a cansar si el concierto hubiera durado diez minutos más. 

Saltamos al músico, que ya ha salido de la oscuridad y se ha metido en foco. Y está defendiendo lo suyo con notable alto. ¿Y qué es lo suyo? Dejémoslo en indi-folk-rock-alternativo [la saturación de etiqueta es intencionada]. Aunque lo parezca, el músico no está solo, le acompaña el grupo "The Junior Arts Collective", que no son otros que los "Timber Timbre", pero acoplados al universo Hinson. 

No he dicho todavía que el personaje es poca cosa; con un cuerpo que apenas pasará más de 60 kilos. Y si no le he dicho, creo, es porque la voz es tan grande que enseguida se olvida uno del cuerpo endeble que la articula. Es indudable que el personaje y el músico tienen capacidad de interpretación, pueden, por lo tanto, engañar al público, jugar con él un papel; pero la voz no engaña. ¡Qué hondura y qué desgarro cimientan esa voz...! ¡Qué tamaño...! ¡Qué fuerza..! En el caso de Hinson, su voz humaniza al personaje y al músico, conjuntamente, en tanto que ambos Hinson se convierten en uno desde el momento en el que Hinson empieza a cantar. Y eso ocurre, y de eso se da cuenta el espectador, muy poco después de que Hinson haya empezado a tocar su guitarra eléctrica, con el concierto recién empezado.

En conclusión, el músico Micah P. Hinson cantó en Gasteiz la amargura de su existencia. Es uno de nosotros, aunque el personaje nos hiciera reír entre canción y canción.



NOTA: Esta crónica se publicó originalmente en la revista cultural de arte y cultura Espacio Luke, número 144 (noviembre-diciembre 2012).

jueves, 13 de diciembre de 2012

El PNV vuelve a Ajuria Enea




Turrones "El Almendro" patrocina los próximos 30 años del PNV en el Gobierno vasco.

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Así habla un sindicalista a pie de fábrica




La conversación está extraída del Facebook de Luis Vil; tuvo lugar después de que él hubiera escrito lo siguiente en su muro: "Esto es un texto escrito por Iñigo Bilbao Nistal, que es el presidente del comité de la fabrica donde trabajo. Me parece interesante hacerlo publico aquí ya que la realidad que nos esta tocando es tan negra, sucia y contaminante como la propia fundición donde trabajamos. Lo hago por que hoy la lucha es nuestra, pero mañana sera tuya. Toca eso de JO TA KE IRABAZI ARTE".

Y el texto escrito por Iñigo Bilbao Nistal, el presidente del Comité de empresa, al que Luis hace referencia, dice así:

Se presentan tiempos difíciles compañeros y desde luego, de nada va a servir el remedio del avestruz, esconder la cabeza y esperar a que pase el peligro, por que los del otro lado es lo que esperan para ponernos el grillete con triple candado. A nadie nos gustan estas historias de paros, huelgas, concentraciones.... yo vivo muy tranquilo en mi casa, con la familia, los amigos, paseando con el perro, pero estamos a punto de ser atropellados y no lo dudéis o ponemos remedio, o nos aplastarán. No sé lo que se conseguirá con las movilizaciones, pero no haciendo nada estamos jodidos y bien jodidos.

Nosotros somos los que pasamos calor en verano, nos helamos en invierno, casi todos nos hemos roto algún dedo, muchos han perdido alguna falange, nos clavamos virutas en los ojos, levantamos placas de muchos muchos kilos, trabajamos con amoladoras de demasiados kilos también, nos quemamos con la soldadura, con el soplete, el arco aire, siempre lo tenemos que hacer todo para ya, somos los que durante años hemos empujado de los diploris cargados de cruzamientos, los que montamos los desvíos a base de porra, los que tenemos que llevar delantal, manguitos, mascarilla, auriculares, a cero grados en inviernos y a más de treinta y cinco en verano, somos los que tenemos que denunciar situaciones de riesgo para nuestra propia vida, y somos los que tenemos que oír que lo que hay que hacer es quitarnos la cafetera....

Somos los que sacamos el trabajo a pesar de la Dirección que sufrimos, a pesar de que siempre nos falte material para montar, a pesar de que, trabajos que llevan tiempo olvidados de repente son urgentísimos y hay que hacerlos para ayer, a pesar de que trabajos que son urgentisimos después se olvidan al alguna pila, a pesar de que nos solemos ir los jueves sin saber si trabajamos el viernes o no, por la incapacidad de la dirección para organizarse de un día para otro, a pesar de que no se hace mantenimiento a las máquinas, a pesar de tener que trabajar los sábados para recuperar parte de las horas perdidas por falta de organización. Somos los que, si ellos no piensan, nosotros sudamos, si ellos no hacen bien su trabajo, lo solucionan haciéndonos trabajar más, somos los que vemos como se tapan entre ellos sus cagadas y como gritan cuando se enteran de las nuestras....SOMOS EL “PROBLEMA”

Al otro lado está la Dirección del aire acondicionado, la calefacción, el ascensor, las sillas ergonómicas, el power point... los que reiteradamente han pasado absolutamente durante los últimos 13 años de los grupos de mejora, los que han tenido la Titan al 50% por no comprar herramienta suficiente, los que han comprado maquinaria que no servía ni desde el mismo día que se compró, los incapaces de organizar el ERE, los que salvo alguna excepción, pasan del comité de seguridad y salud y no acuden a las reuniones, a pesar de ser personas necesarias en dichas reuniones, los jefes para todo incapaces de tomar decisiones, los que no quieren ser responsables de nada, los que ahora dicen que nosotros somos ...EL PROBLEMA.

Por todo esto...SI, LAS MOVILIZACIONES, PAROS, HUELGAS SON NECESARIAS!!!!!! Siempre lo han sido y siempre lo serán, a estas alturas aún queda alguien que lo dude? Preguntar a los de Guardian, a los de la Firestone... Nuestra situación se debe, ademas de a la mal llamada crisis, a que ellos se han dormido en los laureles y en los tiempos de bonanza, no nos preparamos para la época de las vacas flacas, SON LOS ÚNICOS CULPABLES!!!! y que quede claro que, no se si habrá despidos, pero por nuestro orgullo obrero, que el primer operario despedido... SALDRÁ DETRÁS DE LOS AUTENTICOS CULPABLES!!!! si creen que aceptaremos cualquier medida contra nuestros derechos, mientras sus culos sigan en las sillas de esta fábrica... es que no solo son unos ineptos para dirigir la producción JEZ, si no que ademas nos subestiman.. y nos encontrarán enfrente.

ANIMO COMPAÑEROS!!!