miércoles, 27 de enero de 2010

Un "cliffhanger" para terminar capítulo

Vamos a jugar.

Consideremos que cada mes del blog equivale al capítulo de una serie. Según los códigos de este tipo de producto televisivo, el final debe colocar al espectador en un "cliffhanger" (traducción aproximada: colgado de un acantilado). De esta manera, el consumidor de la serie necesitará ver en el capítulo siguiente la continuación narrativa de lo expuesto.

Para cerrar el mes, en Palabra de Pez Abisal aparece un personaje nuevo. Es un personaje perturbador, sucio y lleno de contradicciones morales. Nuestro personaje aborrece el cuerpo y la naturaleza, y adora el sufrimiento. Siempre que entra en los cuerpos narrativos de otras historias entra para "joderla", para hacer la vida imposible al resto de los personajes, para repartir hostias y abusos múltiples.

Nuestro personaje se auto-denomina Iglesia Católica y está habitado por monstruos. Estos monstruos, sus rostros, sus cuerpos, sus palabras y sus suciedades darán vida a un personaje que llamaremos Infección-matriz.

Palabra de dios, te rogamos óyenos

El monstruo Karol Wojtyla, conocido en la Infección-Matriz como Juan Pablo II, cada vez está más cerca de ser beatificado por su monstruo sucesor, Joseph Ratzinger, autodenominado Benedicto XVI. El monstruo Wojtyla fue declarado "venerable" el pasado mes de diciembre de 2009, por sus virtudes heroicas de Siervo de Dios. Esto supone un último escalón para lograr la mayor de las condecoraciones entre los monstruos: la beatificación.

El monstruo Karol Wojtyla, en una representación que le humaniza

La última noticia ligada al monstruo pre-beato es que le daba a la auto-flagelación. Sí, los códigos montruosos son inescrutables, pero todo indica que esta capacidad de auto-infundirse sufrimiento puede acelerar el proceso de monstruosa santificación. El monstruo Ratzinger, cuyas debilidades tendremos el placer de conocer cuando él tenga el placer de morirse y reunirse con sus hermanos los monstruos, no quiere saber si su monstruo antecesor gozaba o sufría más; seguramente el monstruo-jefe actual de la Infección-matriz sepa en carne propia que la frontera que delimita el cristianismo del sado-masoquismo es muy pequeña.

Palabra de dios, te rogamos óyenos

Según la terminología monstruo-cristiana, quien se auto-somete a dolor se mortifica, en un ejercicio que, según otros monstruos que lo han practicado, les hace sentirse más cerca del montruo abstracto que llaman Dios.

Fin del capítulo.

5 comentarios:

señor bang dijo...

Espero ansioso el siguiente capítulo.

Jimmy Dix dijo...

Al hijo de puta del polaco no lo humaniza ni la nariz de payaso esa.

Muy buen capítulo.

Saludos.

Phylosofo dijo...

Oye que terrible foco de bilis me encontré en este blog!!!!

Anónimo dijo...

NO LE TEMES A DIOS ESO ES LO UNICO QUE CABE....CON ESE MONTON DE BURRADAS Y BLASFEMIAS, EL FUE UN HOMBRE HONORABLE Y EJEMPLAR.. Y TODO LO QUE DIJISTE EN ESTE CAPITULO.. QUE POR CIERTO ES LA PRIMERA VEZ QUE ENTRO AQUI A ESTE BLOG Y QUE ERROR COMETI!!!, ES UNA COMPLETA BASURA TODO LO QUE ESCRIBES. Y ESTE TAL JIMMY QUE COMENTO AHI ERES UN IGNORANTE Y ATEO!!... DEJEN DE INSULTAR TANTO ASI A LA RELIGION CATOLICA Y A LA IGLESIA... DIOS LES BENDIGA SIEMPRE, A LAS PERSONAS ASI ES A LAS QUE EL AMA MAS!!!!

Anónimo dijo...

hola, entre a este lugar por equivocación y me detuve a leer. Soy católica, respeto mucho las búsquedas de las personas , a diario comparto con personas no católicas y me parece raro que para exponer tu filosofía lo hagas con críticas baratas, en fin creo que para defender tus teorías no lo necesitas...

Publicar un comentario